El aborto y sus secuelas

**En el año 2007, la actriz británica Emma Beck de 30 años, abortó. Se ahorcó, aliviándose al dejar a sus parientes una patética carta: “La vida es un infierno para mí, yo nunca debería haber abortado, habría sido una buena madre. Quiero estar con mi bebé, necesita de mí, más que nadie”.

En nuestro país son más de 800.000 las jóvenes que han abortado desde que se despenalizó el aborto en 1985, y casi todas ellas, están penando lo que se denomina como **"Síndrome Post-aborto"**. Así lo prueba la institución abortista más significativa del universo, la Federación Internacional de Planificación Familiar.

Las mujeres que abortan, miran con indiferencia la muerte de sus propios hijos. Vivimos en una cultura de la muerte, que nos rodea con un egoísmo feroz y ningún respeto por la vida humana de un ser nonato, inocente e indefenso.

No hay comentarios: